Santana “Abraxas” 1.970

“Santana y los suyos estaban reformulando la música latina,

con los pies tocando tierra conocida, pero con la mente mirando al cielo”

Lanzado al estrellato en el festival de Woodstock, aquel mismo verano de 1969, Santana, el grupo liderado por Carlos Santana, publicaba su hómonimo debut, un álbum en el que, pese a los orígenes mexicanos de su ideólogo, se internaban en los sonidos cubanos desde una óptica netamente rock. A aquel prodigioso primer LP, le siguió un año después una obra maestra, “Abraxas”, un trabajo en el que el grupo –la gloriosa primera formación, la que daría lugar a los tres primeros discos– funcionaba con una cohesión fascinante, con esas embriagadoras capas de percusiones que lo mismo servían para desarrollar un tema de vocación jazzística como ‘Singing winds, crying beasts’, como para acompañar los punteos extraterrestres del guitarrista en la lectura de ‘Black magic woman’, el tema que el genio Peter Green había escrito en 1969 para Fleetwood Mac. Un corte que se encontraba con el rock al fusionarse con ‘Gypsy queen’, del guitarrista de jazz húngaro Gabor Szabo –a quien Santana considera uno de sus héroes particulares–, en una suerte de rock abrasador.

¡¿Y qué decir de la lectura de la archiconocida versión de ‘Oye cómo va’, de Tito Puente, o de ‘Se acabó’ y ‘Samba pa ti’?! Pues que Santana y los suyos estaban reformulando la música latina, con los pies tocando tierra conocida, pero con la mente mirando al cielo –¡justo como en las clásicas fotos de Carlos Santana concentrando rasgando su Gibson!– en un ejercicio de reinvención que les podía llevar (hablemos en plural pensando en el grupo) a atacar el rock duro en los primeros compases de ‘Incident at Neshabur’, para, sin dilación y en la misma pieza, desembocar en el jazz progresivo. Como progresivo, pero en clave rock, era la tormentosa ‘Hope you’re feeling’, donde el guitarrista mostraba que también había asumido las enseñanzas de Hendrix.

Y no conviene olvidar que la espléndida ‘Samba pa ti’ sería como el arraque de una línea creativa –suave, dúctil y dócil, por entonces sorprendente por inédita– que llevaría a Carlos Santana en el futuro (en la segunda mitad de los años 70), a ensimismarse, a perderse en un bucle perpetuo del que ya solo saldría ocasionalmente y que consistiría en una suerte de fórmula tediosa con la que facturar música asequible y cero arriesgada. Pero, en sus primeros discos, hasta el más irregular “Amigos” y pasando por el triple en vivo “Lotus”, Santana fue algo muy serio.

La reedición de “Abraxas” en CD (de 1998) incluía tres temas registrados en vivo en 1970, en el londinense Royal Albert Hall, que sirven para testar la inspiración del grupo sobre un escenario justo en aquel mismo año.

Texto: JUAN PUCHADES

http://www.efeeme.com/operacion-rescate-santana/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: