Paul Simon vuelve al cielo africano

Canal + 1 emite ‘Under african skies’, el documental que desvela los entresijos de la grabación de ‘Graceland’, un disco que pudo con el ‘apartheid’

Hay historias que cuentan con los ingredientes perfectos para capturar el corazón del espectador y esta película es una de ellas. Under african Skies —el documental que hoy (18.25) emite Canal+ 1— es una magnífica mezcla de intriga, reconciliación, villanos, héroes, amor, odio, aprendizaje, compañerismo y presuntas traiciones que celebra el 25 aniversario del lanzamiento de Graceland (1986) uno de esos discos que pasará a la historia por lograr cambiar, al menos, alguna esquina de la música popular para siempre. Supuso no solo el mayor éxito comercial de su autor, Paul Simon; también colocó el foco sobre los sonidos de África como ningún otro músico de consumo masivo había logrado hasta entonces.

En 1985 Johanesburgo era una ciudad asolada por el miedo, la violencia y el odio. Mandela seguía en la cárcel y De Klerk presidía y alimentaba un régimen basado en el racismo radical. “Enseguida me intimidó la tensión racial. No estaba preparado para lo que se respiraba en el aire”, recuerda Simon con la perspectiva que le ofrece regresar a la capital sudafricana por primera vez en un cuarto de siglo. En Under african skies (bajo los cielos africanos) se muestran los choques entre policías blancos y manifestantes negros que solían dejar cadáveres en las calles. Los garantes del apartheid disparaban con fuego real y eran los negros quienes terminaban cubiertos por sábanas blancas tirados en caminos sin asfaltar entre un ruido de humo gris, llamas, gritos y desorden.

Por el objetivo de los directores de Under african skies pasan personajes como el arcordeonista Forere Motloheloa o Lulu Masilela y Jonhjon Mkhalali que podrían ser protagonistas de un documental en sí mismos. También el Paul Simon poeta que experimenta serias dificultades para escribir sus increíbles letras sobre su nuevo sonido. Pero sobre todo, el alma de Graceland que desde entonces ya no es sólo el nombre de la casa de Elvis, también la palabra mágica que resuena ahora en libertad bajo los cielos de África

http://cultura.elpais.com/autor/manuel_cuellar_del_rio/a/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: