Adiós a Chuck Brown, un héroe de la calle con ritmo ‘funky’

Cuentan las crónicas que era más fácil que alguien se parase a saludar a Chuck Brown en Washington que a cualquiera de los centenares de políticos que corretean por las calles de la capital estadounidense. Simple: el músico afroamericano, conocido como padrino del go-go por su contribución sin igual al ritmo funky, heredero de la tradición soul y visionario del incipiente rap de finales de los setenta, era lo que se dice un héroe local. Brown, fallecido en Baltimore el pasado 16 de mayo a los 75 años, fue un rastreador sonoro de gran talento capaz de crear himnos del más fascinante funk como Bustin loose o We need some money.

Nacido en la localidad de Gaston, en Carolina del Norte, el músico, que nunca conoció a su padre, se crio con su madre en un entorno bastante pobre. Una vez instalado en Washington D.C., fue un adolescente muy problemático, que pronto dejó los estudios por la calle, llegando a pasar varios años en prisión por disparar a un hombre. A su salida de la cárcel en 1962, Brown empezó a tocar en bandas locales con la idea de hacer un dinero. Entre rejas, había cambiado paquetes de cigarrillos por una guitarra y vio que aquello se le daba bien y le gustaba. Tocó en iglesias y barbacoas comunitarias hasta que pasó a clubs, donde se junto a formaciones más profesionales y conoció a los integrantes de su futura banda, los Soul Seachers.

Tras absorber las enseñanzas que James Brown aportó, a oídos de todo el país, al ritmo negro, estirando el embriagador soul hacia el funk más bailable y trepidante, Chuck Brown tuvo su momento a mediados de los setenta. Introdujo al funk tintes latinos y el aspecto de una big-band del jazz, haciendo sudar cada composición en su valiente propuesta ecléctica, con trazos hablados e intensos pasajes de percusión, menos artificiosa que la ya exitosa música disco. Puso sonido a la esencia de Washington, una urbe que, mucho más allá de su aspecto burocrático, latía ritmo por los cuatro costados, debido a su abundante población negra que se concentraba en barrios como Columbia Heights, un pobre enclave urbano del jazz, el doo-wop y el soul. Desde el sonido de la jungla de Duke Ellington o el jazz iconoclasta de Ron Holloway hasta la vocación espiritual de Marvin Gaye, Brown recogió el auténtico legado negro de su ciudad para, siguiendo el camino trazado por su contemporáneo George Clinton con sus Funkadelic y Parliament, desarrollar su propio lenguaje musical, desbordante en ritmo.

Por: Fernando Navarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: