Biografía

Biografía

Aunque no se pueda singularizar quién inventó el rock and roll, Chuck Berry es quien más se acerca a la figura que puso todas las piezas correctas en su lugar. Tomó el estilo de la guitarra del country y lo mezcló en la estructura del Rythm And Blues en el que sería su primer sencillo, “Maybellene”. Sobre la base musical vino la letra pegajosa sobre el auto y la chica. No solo le puso la base a la música, le puso la base a una cultura.

Esa canción, que podríamos citar como el inicio del rock and roll, tuvo además el sello particular de Berry haciendo sonar las cuerdas de la guitarra de forma tan marcada.

Junto a Johnnie Johnson en el piano y a los músicos de la disquera Chess, Chuck Berry tocó el rock and roll que luego sería inmortal. ¿Quién puede imaginarse el rock and roll y todo lo que le siguió son “Johnny B. Goode,” “Sweet Little Sixteen,” “Rock and Roll Music” y “Roll Over Beethoven”?

Simplemente, sin él no habría habido BeatlesRolling Stones,Beach BoysBob Dylan. Tampoco habría existido la típica entrada de guitarra a lo “Chuck Berry” que ponía en alerta a la audiencia. El rock definitivamente no habría sido el mismo.

Como dijo Bryan Wilson: “Aquellos que no lo reconocen como la fuente inicial o reniegan de su música y espectacularidad muestran su ignorancia acerca del desarrollo del rock, así como su lugar como el primer creador de la música. Elvis pudo haber encendido la imagen del rock and roll, pero Chuck Berry fue su corazón y su pensamiento original.”

Charles Edward Anderson Berry nació el 18 de octubre de 1926 en San Luis, Missouri. Hijo de una maestra y de un constructor, que a su vez hacía de párroco, la primera década de su infancia estuvo marcada por el bienestar económico que le permitió ir a la escuela y ir a la Simmons Grade School a sacar el título de secundaria. Este colegio era el único que había para personas de raza negra en el centro de Estados Unidos y de él también salióTina Turner.

Se destacó como estudiante, además de desarrollar el amor por la poesía y el blues que le valieron un premio en la secundaria cuando interpretó una pieza de big band únicamente con su voz y la guitarra. Junto con su pasión por la música, estaba la que tenía por la fotografía que cultivaba con su primo Harry Davis.

Justo antes de su graduación de la secundaria, Berry se encontró con su primer problema con la ley. En 1944, en un paseo con un par de amigos en Kansas City fueron arrestados por robo a mano armada, se los encontró culpables y fueron senteciados a 10 años en un reformatorio juvenil. Durante su encierro Berry se unió a un grupo de Gospel e inició una breve carrera como boxeador. Su libertad llegó tres años después (1947) cuando alcanzó los 21 años y alcanzó al mayoría de edad.

Un año después se casó con Themetta Suggs y empezó a trabajar en una gran variedad de trabajos que iban desde ensamblador de autos hasta músico, pasando por peluquero, obrero y fotógrafo.

Cuando por fin se decidió a dedicarse a la música recibió la inusual ayuda del barbero del barrio, quien lo llevó de la guitarra tenor de cuatro cuerdas a la oficial de seis. En menos de lo que canta un gallo estaba tocando en cuanto club le permitiera pararse en el escenario. En la medida en que se presentaba se daba cuenta que a la audiencia negra le gustaba una selección de música muy amplia por lo que se puso como meta interpretar toda la que le fuera posible.

Lo importante de su descubrimiento fue que a la gente, además de gustarle el blues de Nat King Cole”, era ver y escuchar a un negro tocar música campesina blanca. Fue entonces cuando su capacidad de agregarle versos y ritmo a tonadas conocidas y su presencia de “showman” le valieron un nombre que corrió por todo San Luis.

En la Noche Vieja de 1952 fue invitado a formar parte del “Sir John’s Trio” una pequeña formación en la que estaban el pianista Johnnie Johnson y el baterista Ebby Hardy. Gradualmente la presencia de Berry en el escenario y su forma de interpretar la música R&B hizo que la popularidad del grupo que ahora se llamaba “Chuck Berry’s Trio” creciera a los niveles de la de Ike Turner.

Sin embargo, Chuck Berry tenía ideas más grandes que la de seguir tocando indefinidamente en una banda. Por eso viajó a Chicago. Allí pudo conversar con su ídolo Muddy Watters por dos minutos quien le recomendó que hablara con Leonard Chess el dueño de Chess Records.

Junto con el productor de la disquera Willie Dixon escucharon “Ida Red” una de sus composiciones que habían grabado caseramente en San Luis. Fijaron fecha para grabar el 21 de mayo de 1955. “Ida Red” pasó a llamarse “Maybellene” y en la sesión participó Willie Dixon en el bajo. Una copia fue enviada inmediatamente al programador Alan Freed que la programó durante dos horas seguidas en WINS de Nueva York. El disco vendió un millón de copias, fue número uno en la lista R&B y número 5 en el Hot 100.

Así nació el rock and roll. El tema extendió su influencia como si fuera un reguero de pólvora aportándole nuevos elementos a la música joven. Por fin un disco cruzaba las listas y llegaba a presentarse como un modelo a seguir para jóvenes músicos como Elvis Presley.

Sin embargo, el éxito que de la canción se hizo acompañar por la dura realidad del negocio del espectáculo. Los derechos de “Maybellene” incluían a Alan Freed y a Russ Fratto, además de Berry. Aunque el nombre de Freed aseguraba que la canción sonaría en las radios, le reducía las ganancias a Berry. Al mismo tiempo Berry descubrió que su encargado de giras le estaba robando dinero de sus presentaciones en vivo.

Habiendo aprendido de estos errores, Cuck Berry se dio cuenta que necesitaba ser autosuficiente e independiente si quería lograr algo en el negocio de la música. Esta nueva actitud le valió una reputación como una persona con la que era difícil de trabajar.

Sin embargo, Chuck Berry siguió trabajando con Alan Freed pues era el úncio programador que sabía como conectarlo con la audiencia joven blanca. De hecho cuando Hollywood llegó a tocar la puerta, se aseguró que Chuck y Freed estuvieran juntos en “Rck!, Rock!, Rock!”, “Go, Johnny, Go!” y “Mister Rock and Roll”. En cuestión de años Chuck berry pasó de ganar 15 dólares la noche tocando en los bares de San Luis, a llevarse ciento de veces eso por ser y representar la esencia del rock and roll.

Aparte de “Roll Over Beethoven” que llegó al 29 en la lista Billboard en mayo1956, Berry sintió que el éxito de “Maybellene” fue difícil de mantener porque “Thirty Days”, “No Money Down”, “Too Much Monkey Business” y “You Can’t Catch Me” no lograron cruzar al lado blanco de las listas, aunque sus ventas fueron respetables.

El primer sencillo de 1957 “School Days” vino a cambiar esa racha baja. Al igual que “Roll Over Beethoven”, trabajó un tema adolescente y logró llegar hasta el #5 de las listas y provocó 240 llenazos en un año. Después de esto y durante dos años y medio una seguidilla de 10 canciones entraron al Hot 100 de Billboard: “Oh Baby Doll” (#57); “Rock and Roll Music” (#8); “Sweet Little Sixteen” (#2); “Johnny B. Goode” (#8); “Carol” (#10); “Sweet Little Rock and Roller” (#47); “Merry Christmas Baby” (#71); “Anthony Boy” (#60), “Almost Grown”(#32), y “Back in the USA” (#37).

Estas canciones son hoy por hoy, la escencia del rock and roll.

El éxito de Chuck Berry en las listas fue seguido de una gran cantidad de presentaciones una de las cuales incluyó a Buddy Holly y a Jerrry Lee Lewis. Para cuando la gira había arrancado Jerry Lee Lewis era un hierro candente que atraía la atención de todos gracias a “Whole Lot Of Shakin’” y “Great Balls of Fire”.

Jerry Lee era él último en presentarse en la escena cuando llegaron a Nueva York. Sin embargo, dado el éxito que tuvo “Johnny B. Goode” en las listas a Berry se le pidió que cerrara la presentación. Este hecho desencadenó una lucha muy fuerte entre ambos músicos que no se detuvo hasta que no terminó la gira.

Berry estaba conciente de la demanda constante que había sobre él para que se presentara en conciertos, radios, televisión y hasta en película, pero fue lo suficientemente inteligente para aprovechar sus ganancias y evitar un colapso en caso de que su carrera no fuera por el mejor camino.

Empezó a invertir seriamente en la compra de propiedades en San Luis y además llevó las cosas al extremos al abrir un bar llamado “Club Bandstand” orientado a la integración racial, lo que levantó la indignación de los sectores más conservadores. Este no era el tipo de proyecto del cantante R&B común que se conformaba con tener al mejor casa en la sección negra del barrio, un clóset lleno de trajes brillantes y el último Cadillac.

Berry fue bastante más allá. Desarrolló una gran cantidad de negocios al punto que estaba planeando abrir un parque de diversiones cerca de San Luis. Sin embargo, a Chcuk Berry lo tenían en la mira y cuando los grupos locales más influyentes de la localidad se enteraron de que una menor de edad que recibía los abrigos y sombreros en uno de sus locales, también se prostituía fue como si un martillo cayera sobre una mosca. Después de dos juicios fue sentenciado a dos años en una prisión federal de los Estados Unidos.

Al parecer, durante una presentación en El Paso, Texas en diciembre de 1959; Berry conoció a Janice Escalanti una joven india de Yuma, Arizona. Berry entonces le ofreció que se dedicara a recibir abrigos y sombreros en su club. Fue despedida a las dos semanas. Entonces llamó a la policía de Yuma para que la ayudaran a regresar. Esto llevó a la policía a acusar a Berry de transportar a una menor de un estado a otro con propósitos inmorales.

Al salir de la cárcel el carácter de Berry se había amargado, era mucho más irritable. Sin embargo, dos cosas importantes estaban pasando. Por un lado los adolescentes ingleses habían descubierto su música y se estaban convirtiendo en éxitos. Por el otro lado en Estados Unidos habían descubierto a los Beatles y a los Rolling Stones, quienes basaban toda su música en el estilo de Berry.

En lugar de asumirse como música del pasado, Chuck Berry decidió subirse a la ola de popularidad que él había creado. Volvió con “ Nadine”, “No Particular Place to Go” y “You Never Can Tell” y triunfó en Inglaterra y apareción en el cine junto a sus discípulos británicos en el TAMI Show de 1964.

Entre febrero del 64 y marzo del 65 Chess Records puso a la venta seis sencillos: “Nadine” (#23), “No Particular Place To Go” (#10), “You Never Can Tell’ (#14), and “Promised Land” (#41) y “Dear Dad” que fue #95 y fue el último éxito por siete años.

Esta nueva recaída en la carrera de Berry se vio reforzada por su paso a Mercury Records en 1966. Aunque pequeña y familiar Chess Records podía tolerar la forma en que Berry trabajaba y hacía negocios. Por el contrario Mercury fue una fuente constante de problemas para un artista independiente como Berry. Peleas constantes con los productores y el negarse a aceptar los cambios en los gustos de la audiencia llevaron a que los álbumes no fueran los mejores y que lo único que se pudiera producir fueran sus éxitos anteriores.

Para el momento en que Berry volvió a Chess en 1970, su vieja disquera había cambiado. Ahora era parte de GRT un fabricante de casétes gigante y se esgrimían las mismas lógicas de empresa grande. A finales de ese año falleció Leonard Chess. A pesar de las complicaciones Berry pudo producir un álbum que contenía los sencillos “Tulnae” y “Have Mercy Judge”.

Sin embargo, el éxito más importante de Chuck Berry estaba por venir. Fue algo irónico que el mejor cantante y compositor del rock and roll lograra su mayor éxito con una canción sacada del patio de una escuela. “My Ding-A-Ling” fue grabada originalmente en el 68 como “My Tamborine, pero se convirtió en su tema más vendedor en julio de 1972. La otra ironía es que “Burning Love” (amor ardiente) de Elvis se tuvo que conformar con la casilla número dos porque una canción que hablaba de la masturbación caló más fuerte.

De ahí en más, la carrera de Chuck Berry empezó a descender. Sus enfrentamientos permanentes con las disqueras y su necesidad de hacer las cosas a su manera terminaron poniéndolo fuera de las listas y por ende de la cruda vida del medio musical.

Desde la puesta en venta de “Rock It” en 1979 la carrera de Berry tuvo un lado más controverdtido. Una breve estancia en la cárcel en 1979 por evadir impuestos, una larga cadena de denuncias en los 90 de mujeres que le acusaban de haberlas filmado mientras iban al baño en el “Berry Park”, unas cuantas presentaciones en las que Berry se mostró errático simplemente aumentaron la fama de Berry de ser una persona difícil.

Con todo y todo su aporte al rock and roll es enorme y aún hoy se puede sentir. Su paso del pato y el arquetipo de “Johnny B. Good” como la esencia del ritmo solo pueden reafirmar las palabras deJohn Lennon sobre Chuk Berry: “Si trataras de darle otro nombre al rock and roll, quizás deberías llamarlo “Chuck Berry”.

Extraído de http://www.radiodos.com/paginas/archivo/artistas/chuck_berry.php

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: