Biografía

Biografía

Era el final de 1967 y cuatro jóvenes con aspiraciones se reunieron en Luton, un pueblo al sur de Londres, ellos formaron la “John Evan Band and McGregor’s Engine”. Una experiencia que se estrelló antes de despegar. De las cenizas, emergieron los talentos de Ian Anderson, Mick Abrahams, Glen Cornick y Clive Bunker en algo que llamaron Jethro Tull.

El nombre de la banda, extraño como suena, tiene un origen no menos particular. Ellos cambiaban de nombre permanentemente porque, como no tocaban nada bien, no eran admitidos en muchos clubes. Su agente, revisó libros de historia y llegó con el nombre de Jethro Tull, un agricultor inglés que había inventado un sistema revolucionario para la siembra. En febrero de 1968, este fue el nombre que adoptaron para la presentación en el famoso “Marquee Club” de londres cuando se les ofreció tocar los jueves por la noche.

Un mes después se había colocado como el nuevo rostro del blues británico en el ambiente underground. Las filas se empezaron a hacer más largas; y la insistencia de John Peel y Brian Mathews de la BBC y del dueño del club John Gee en la gente para que la gente conociera la banda, fue decisiva en esos primeros meses de existencia.

A raíz de estos esfuerzos fueron llamados a participar al “Sundbury Jazz and Blues Festival” en el verano del 68. Se sumó a esto el disco “This Was” que les valió el reconocimiento de una mayor audiencia.

La primera baja de la agrupación fue Mick Abrahams quien se marchó (con todo y su estilo) a un nuevo proyecto “Blodwyn Pig”, que resultó ser flor de un día. A inicios del 69 la guitarra fue ocupada por Martin Barre y el grupo se embarcó en el segundo disco: “Stand Up”. El disco funcionó decentemente y eso les permitió abrirse a nuevos públicos en Europa y Estados Unidos. Este álbum es una muestra del nuevo rol de Ian Anderson quien mezcló Jazz, música clásica, folk y música étnica, definiendo claramente cuál sería el estilo de la banda.

Con el primer lugar en las listas inglesas de álbumes, fue fácil salir de la sombra de bandas como Led Zeppelin y colocarse dentro del mercado norteamericano. Así, lograron portadas de las revistas Time y Rolling Stone, cinco noches en el Foro de Los Ángeles y tres noches en el Madison Square Garden de Nueva York.

Mientras consolidaban su fama en Estados Unidos por medio de giras, decidieron mantener viva su reputación en Inglaterra con sencillos como “Living in the Past”.

Sin embargo, ni el trabajo de la banda ni el gusto del público se reducían a sencillos.

Eran los álbumes como un todo lo que le daban fuerza Jethro Tull. De hecho los discos tenían varias pistas que eran programables en las radios, lo que los mantenía vigentes mientras salían de gira.

“Benefit”, “Aqualung” y los llamados álbumes conceptuales “Thick as a Brick” o “A Passion Play” confirmaron la tendencia al rock progresivo o, como también fue bautizado, rock-arte, blues-rock, folk-rock y hard-rock. Semejante cantidad de calificativos solo pueden decir lo difícil que era encajonar el estilo propio de una banda.

Vino un reacomodo y Jeffrey Hammond reemplazó a Cornick en el bajo, Barrimore Barlow a Bunker en la batería y entró John Evan a tocar el piano. Todo esto facilitó la transición de la banda “blusera” del 68 a la agrupación que se hizo famosa a mediados de los años 70, que les permitió llenar el Shea Stadium de Nueva York desde que tocaron allí los Beatles.

Sin embargo, el éxito no fue limitante para que su música fuera crítica, controversial y, a veces, una paradia de sí mismos.
Con dos discos en el número uno de los Estados Unidos y haciendo fiesta en las listas del resto del mundo, la banda empezó a salirse de la lógica comercial disco-gira. A finales de los años 70 e inicios de los 80 la banda produjo discos y giras, que si bien no tenían el éxito numérico de sus predecesores, fueron una prueba de la aceptación de la gente a la costumbre de Jethro Tull de reinventarse regularmente.

Discos como “Warchild”, “Too Old to Rock and Roll: Too Young to Die”, “Mistrel in the Gallery”, “Songs from the Wood” y “Heavy Horses” le abrieron la puerta al estilo musical del grupo en lugares tan disímiles como Buenos Aires o Budapest.

En el caso de “Too Old to Rock and Roll”, Ian Anderson, explicó que el tema no tenía un propósito autobiográfico. Por el contrario era una crítica al constante cambio en la cultura pop. De ahí, que hoy opine que esa canción no le plantea un problema generacional.

Nuevamente, la banda fue rearmada y músicos como David Palmer, John Glascock, Dave Pegg, Doane Perry, Andrew Giddings y Jonathan Noyce empezaron a tener más influencia en la creación de nuevos materiales. Esto fue lo que le valió la sobrevivir como banda al final de los ochenta y los noventa.

En la actualidad la agrupación la integran Ian Anderson en la flauta, voces, guitarra acústica y la mandolina; Marin Barre en la guitarra eléctrica; Doane Perry en la batería; Andrew Giddins en los teclados; y Jonathan Noyce en el bajo. Los cambios de miembros en la agrupación se debieron a razones tan variadas como el matrimonio, la necesidad de asentarse en un lugar o armar sus propios proyectos.

Hoy, con 60 millones de discos vendidos, 2 500 conciertos en cuarenta países, la banda sigue tocando unas cien presentaciones anuales para 300 mil espectadores. A pesar de los años, siguen congregando gente en Estados Unidos, Europa y América Latina.

Extriado de http://www.radiodos.com/paginas/archivo/artistas/jethro_tull.php

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: