Biografía

Biografía

Es, sin duda alguna, la banda más querida y reconocida de todos los tiempos. Aunque otras agrupaciones como los Rolling Stones son reconocidas como pilares de la música, ninguna ha logrado ese carisma particular de los cuatro de Liverpool.

Sin embargo, los Beatles no fueron puro carisma. Ellos cambiaron la industria musical y las vidas de muchísimas personas a través de canciones cada vez más profundas. A su llegada a Estados Unidos como la caballería de la Invasión Británica, los Beatles pusieron la cultura pop norteamericana de cabeza y marcaron el ritmo y la agenda musical de mediados y finales de los años sesenta.

Junto a ellos llegó una imagen divertida del artista, además de letras que, gradualmente, se convirtieron en planteamientos ideológicos que abrieron espacio para el movimiento hippie y la rebelión de los 60.

El origen de la agrupación se remonta a marzo de 1957 cuando John Lennon estudiaba en la secundaria del Quarry Banck de Liverpool. Lennon siempre había sentido una gran atracción por la música y decidió formar su propia banda. Inicialmente se llamó “The Blackjacks”, pero el nombre duró una semana cuando fue sustituido por “The Quarry Men” en honor a su escuela. El grupo estaba formado por Lennon en la voz y la guitarra, Colin Hanton en la batería, Eric Griffiths en la guitarra, Ron Davis en el Banjo, Bill Smith en el bajo y Pete Shotton en el ritmo. El grupo se presentaba en pantalón oscuro, abrigos de cuero y camisetas blancas.

En esa época, la música de los jóvenes venía del otro lado del atlántico y la esencia del rock and roll venía en las voces de Buddy Holly, Carl Perkins, The Coasters, Elvis Presley, Jerry Lee Lewis and Gene Vincent. Esa era la música que inspiraba a Lennon y que pretendía reproducir con su banda.

El 6 de julio de 1957, Ivan Vaughan, que había entrado a los Quarry Men en sustitución de Bill Smith, invitó a su amigo Paul McCartney a que los fuera a ver tocar en una actividad de la Parroquia de Woolton. Cuando terminó la presentación McCartney de 15 años fue llevado detrás del escenario para que conociera a Lennon de 16. Allí nació una de las asociaciones creativas más famosas de la historia.

Ahora, los Quarry Men eran 7. McCartney también haría guitarra y canto. John Lowe estaba en el piano y George Harrison en la guitarra y las veoces. Pronto los otros miembros de la banda saldrían quedando cinco. Empezó entonces una búsqueda por la notoriedad en concursos de talentos y en cuanta presentación apareciera. Sin embargo, la falta de oportunidades en el escenario llevó a un paronazo en enero de 1959. John y Paul seguían viéndose, pero Harrison se había integrado al Les Stewart Quartet.

Cuando todo parecía indicar que los Quarry Men habían desaparecido vino un golpe de suerte. El Les Stewart Quartet era la banda que tocaba en un club llamado “The Casbah”. El club era propiedad de la madre de dos integrantes de la banda (Pete y Rory Best) y entre ella y Ken Brown otro integrante decoraron el club. Eso moletó a Les Stewart que se marchó enojado. Eso hizo que Harrison y Brown renunciaran.

Entonces Harrison llamó a Lennon y McCartney para que se reunieran y asumieran el puesto dejado por el Les Quartet. Los Quarry Men se rearmaron, incluyendo a Ken Brown que dejaría la agrupación por un desacuerdo en lo que tocaba al dinero. Ahora eran un trío, y se llamarían “Johnny & the Moondogs”, McCartney haría la batería. Esa fue la formación entre octubre de 1959 y enero de 1960.

Para estas épocas Lennon se había matriculado en la Facultad de Artes de Liverpool. Allí buscó al bajista que les hacía falta. Stuart Sutcliffe se unió al grupo en enero de 1960. para entonces se llamaban los “Escarabajos de Plata”. Al mismo tiempo encontraron a su primer baterista que fue Tommy Moore. Sin embargo, Moore no duró mucho y fue sustituido por el célebremente abandonado Pete Best.

Ahora estaban completos. Ahora se llamaban los Beatles (los escarabajos, mal escrito). Con la formación definitiva partieron a Hamburgo en agosto de 1960. Sus presentaciones en Alemania ayudaron a que el grupo alcanzara un estándar de calidad aceptable y pudiera volver a Liverpool como un grupo al que había que ver con respeto.

En Hamburgo tocaban muchísimas horas, además que el dueño del club, Bruno Koschimider, los presionaba para que montaran “un espectáculo”. En la escena portuaria inglesa había más de 300 bandas como los Beatles y ellos eran considerados de poca monta. La experiencia en Hamburgo y la competencia los llevó a ser mejores y a ser vistos como el mejor acto de la zona.
Su repertorio inicial incluía rock and roll y rithm and blues muy bien escogido.

Su éxito en Alemania terminó cuando Geroge Harrison fue deportado por ser menor de edad y los otros perdieron su trabajo. En esa misma época rompieron su relación con Allan Williamos quien les había conseguido algunos contratos. En abril de 1961 llegaron a un club llamado “The Cavern” a la hora del almuerzo para pedir trabajo. Fueron contratados y empezaron a tocar regularmente.

Su aparición en el “Cavern” hizo que muchas personas fueran a la tienda de discos de Brien Epstein a buscar sus discos. Intrigado el joven comerciante, fue al club a ver de qué se trataba el asunto. Luego de una conversación informal Epstein fue contratado como representante del grupo en diciembre de 1961.

La primera acción de Epstein fue mejorar su imagen. Los vistió más formalmente, les quitó el aire amenazante de final de los 50 y luego les conseguió una audición en la disquera Decca. El jefe de la disquera, que aún debe estar lamentando lo que dijo, se volvió a Epstein y afirmó: “Los grupos de guitarras van de salida, Sr. Epstein”. Los Bealtes estaban devastados por el resultado de la audición, pero Epstein no se rindió y les consiguió un contrato con EMI-Parlophone en abril del 62. En agosto de ese año George Martin es contratado por el sello grabador como productor.

El primer tema que grabaron fue “Love Me Do” que tuvo una aceptación modesta. En esa grabación Ringo Starr había entrado a la formación, pero tocó la pandereta. Más tarde, tomaría el lugar de Pete Best que fue separado.

Estando el equipo completo vino el sencillo “Please, Please Me” que inauguró la “Beatlemanía” cuando llegó al número dos en Inglaterra. Le siguieron cuatro número unos consecutivos durante 1963: “From Me to You,” “She Loves You,” “I Want to Hold Your Hand,” y “Can’t Buy Me Love.”

El impacto fue tal que un crítico de música clásica del diario “London Sunday Times” los califico los mejores compositores desde Beethoven. El secreto de la banda estaba en la asociación Lennon – McCarteny en la composición, la simplicidad y calidad de la batería de Starr y la habilidad de Harrison en la guitarra.

Estaban en la cima en Europa, ahora tenían que cruzar al otro lado. En 1964 conquistaron el mercado de consumidores más grande de todos. Llegaron cuando los norteamericanos aún lloraban la muerte de Kennedy y fueron adoptados como un antídoto para esa tristeza.

Junto con ellos, desembarcó el rock and roll. Elvis aún no se recobraba del tiempo en el ejército, Jerry Lee Lewis y Chuck Berry estaban en medio de escándalos y Buddy Holly, Los Big Bopper y Ritchie Valens habían fallecido. Sin embargo, los medios los miraban con desconfianza creyendo que no lograrían mantenerse en el tiempo.

A pesar de ello, eran un fenómeno de masas y había que cubrirlos. Ed Sullivan estaba en el aeropuerto de Londres cuando los vio llegar de Suecia. Cuando presenció la histeria que provocaron y la cobertura de los medios, decidió que tenían que aparecer en su programa, por esos años el más popular de la TV norteamericana. De hecho, ese programa en particular tuvo la mayor audiencia de la época.

El primer número uno en Estados Unidos fue “I Want to Hold Your Hand”. Luego establecieron una marca que es probable que nunca se rompa. Ocuparon las cinco primeras casillas de la lista Billboard al mismo tiempo. La número uno era “Can’t Buy Me Love”. En seis años colocaron 45 canciones entre las 40 más populares en Estados Unidos. En Canadá sucedió algo más increíble cuando 9 de sus canciones ocupaban las 10 primeras casillas de la lista.

Ese mismo año, 1964, los Beatles estrenaron “A Hard Day’s Night”, además de hacer una gira por Estados Unidos. Al año siguiente sacaron su segunda película “Help!”. Ese mismo año se presentaron en el Shea Stadium de Nueva York ante 55 mil admiradoras que no pararon de gritar. Esa fue la audiencia más grande que había tenido una banda en la historia. Esa gira tuvo momentos difíciles cuando en Japón los encerraron en su habitación y no les permitieron salir hasta que fuera la hora de la presentación. En las Filipinas fueron invitados a una cena por la Primera Dama, Imelda Marcos, la que rechazaron porque era su primer día libre en mucho tiempo. La opinión pública estaba furiosa y tuvieron que dejar el país rápidamente.

Tenían tanto material que hasta le pasaron canciones a Billy J. Kramer, Cilla Black, a los Fourmost y a Peter And Gordon. De la misma manera, cuando le dieron a los Rolling Stones su segundo sencillo, “I Wanna Be Your Man”, los animaron a componer sus propias canciones para que recogieran las regalías por su creatividad.

Para 1965, la asociación Lennon y McCartney había madurado al punto que sus discos cada vez tenían menos material ajeno. Al dejar sus influencias iniciales, se llevaron a su público por una ruta pop, pero cargada de originalidad y giros.

Pero cuando todo parecía dicho y hecho, los Beatles lograron que 20 de sus canciones fueran número uno en Estados Unidos, 3 más que Elvis. Sin embargo, la importancia de la agrupación no se mide por las comparaciones, sino por cómo cambiaron la forma de hacer música.

Luego de haber conquistado a una audiencia que gritaba con solo saber de su presencia, tuvieron la habilidad de entender que su próximo paso era evolucionar en el estudio. Ahí se dedicaron a desarrollar sonidos complejos, algo que nadie había hecho antes. Los resultados fueron álbumes tan completos como “Rubber Soul” en 1965 y “Revolver” en 1966.

1966 fue el año del cambio para la banda. Fue cuando se entraron la fama y las necesidades de ser músicos más completos. El 26 de agosto de ese año fue su última presentación en una gira. Preocupados por la seguridad de sus seguidores (el 19 de agosto los policías habían sido vistos golpeando a unas jóvenes en el concierto del Dodger Stadium) y porque era imposible que los escucharan en medio de tanto grito, decidieron retirarse. En otro momento Paul McCartney alegó que el tipo de música que estaban haciendo ya no era reproducible en un escenario.

Por otra parte, la presión de la prensa sobre ellos llevó a que se pusiera fuera de contexto una frase de John Lennon sobre la popularidad de la banda y la de Jesucristo. Lo que dijo en su momento Lennon tenía que ver con que para los jóvenes era más importante la música que la religión y lo dijo a manera de reproche. Sin embargo, un periodista lo sacó de contexto y eso desembocó en acciones de repudio contra la banda, que obligaron a disculparse y explicarse a Lennon en muchas ocasiones.

Sin embargo las controversias y los escándalos nunca los distrajeron de hacer música de calidad. “Escritor de Bolsillo” fue otro paso en esa dirección al usar armonías poderosas y una letra produnda. Le siguió el sencillo que llegó al primer lugar en ambos lados: “Yellow Submarine”/”Eleanor Rigby”. La primera, compuesta y cantada por Ringo Starr, era una canción de cuna acompañada de sonidos mecánicos. La segunda fue una canción que hablaba de la soledad, mientras la música se exaltaba con una orquestación brillante.

El álbum siguiente, “Revolver” fue igualmente variado con la cáustica “Taxman” de Harrison, “For No One” y “Here, There And Everywhere” de McCartney. también se incluyó “I’m Only Sleeping” de Lennon que estaba influenciada por las drogas, al igual que “Tomorrow never Knows”.

Los Beatles conocieron las drogas en 1964 cuando alguien llevó a su camerino un poco de marihuana. Desde entonces experimentaron con drogas más fuertes hasta llegar al LSD. Quizás eso influyó en su imagen que ahora era de muchachos algo más rebeldes, con bigotes y pelo cuidadosamente desacomodado.

Para ese momento la popularidad de la banda era tal que habían cambiado la forma en que un grupo se promovía a sí mismo. Las películas, las mercancías relacionadas, el nivel de las giras y los derechos para los artistas y los productores, fueron algunas de las innovaciones derivadas de este fenómeno de masas.

10 meses después de su último concierto en un estadio, presentaron “El Sargento Pimienta y la Banda de los Corazones Solitarios”, el disco calificado como la apoteosis creativa del rock and roll. Fue el momento en que la música popular se convirtió en arte, pero siempre manteniendo el humor. El disco llevó cuatro meses de producción encabezados por George Martin. El doble álbum estaba pensado para ser escuchado de principio a fin, lo que implicaba un cambio en la idea de álbum, o al menos un aproximado a su significado literal. De hecho, no se lanzaron sencillos.

El Sargento Pimienta fue un punto de inflexión. A partir de ese disco y la muerte de Brian Epstein por sobredosis, las perspectivas individuales de cada integrante empezaron a chocar. Sus conflictos personales y la búsqueda de una solución interna, les llevó a una experiencia lamentable en la India con el Maharishi Mahesh Yogi. Luego de ver que era inconsecuente con sus propios designios, Lennon escribió una canción lapidaria que se llamó “Sexy Sadie”, aunque originalmente fue bautizada “Maharishi”.

Más tarde vendría el lanzamiento del sello Apple en 1968 que fue un fracaso descomunal por el manejo administrativo.

A pesar de todo el caos de final de los sesenta, los Beatles lograron mantuvieron su integridad como artistas. En agosto del 68 lanzaron el sencillo “Hey Jude/Revolution” que se convirtió en su 45 más célebre.

La muerte de Epstein dejó un espacio abierto que Paul McCartney intentó llenar. Esto generó fricciones con Lennon que no quería ver un desbalance de poder. Sin embargo, la unión de grupo se mantuvo, a excepción de Ringo que decidió marcharse del grupo mientras grababan el Álbum Blanco. Ringo se sentía excluido, como si no formara parte del grupo. Finalmente, cuando decidió regresar encontró que su batería estaba cubierta de flores y que los demás intentaron integrarlo más en los proyectos.

“Let It Be” fue el proyecto que le siguió. La idea era que los Beatles pudieran improvisar, ensayar y grabar un set de canciones. Luego darían un concierto desde algún lugar espectacular. Sin embargo, Lennon y McCartney estaban enfrentados, fundamentalmente porque Lennon estaba perdido en su amor por Yoko Ono y no se concentraba lo suficiente. Al mismo tiempo, Ringo Starr volvió a quedar relegado. Las cosas quedaron en evidencia cuando Harrison se marchó enojado por un desencuentro con McCartney, y al intentar volver a terminar solo su sesión se dio cuenta que no era posible seguir así.

El grupo dio su última presentación pública en la azotea del edificio Apple el 30 de enero de 1969. A pesar de que “lLet It Be” había sido calificado como no lanzable, se le pasó al producto Phil Spector quien orquestó canciones como “The Long and Winding Road”, lo que terminó de enojar a McCartney.

A pesar de ello, los Beatles decidieron reunirse para grabar su último disco “Abbey Road” el que se convertiría en el LP más vendido de la banda.

Había sido Paul McCartney quien había mantenido el grupo unido, empujándolos a hacer el “Magical Mystery Tour” en 1967, de manera que pudieran cantar y actuar al mismo tiempo, a pesar de las críticas negativas que recibieron. Sin embargo, hacia el final eran Harrison y Lennon quienes reprochaban el comportamiento de Paul.

Desde el Sargento Pimienta hasta Abbey Road, los años de estudio, rara vez se juntaban para otra cosa que no fuera grabar. “Let It Be” salió a la luz el 8 de mayo de 1970, casi un mes después de aquel 10 de abril cuando McCartney anunciara públicamente que dejaba el grupo.

Durante los años setenta la gente esperó en vano una reunión. Esa esperanza se esfumó el 8 de diciembre de 1980 cuando Lennon fue asesinado en Nueva York. Cualquier intento posterior de una formación renga, se fue con la muerte de Harrison.

Aunque se separaron como grupo, a finales de los 90 volvieron a colaborar al reflotar sus número unos y sus antologías, lo mismo que el reensamble del Submarino Amarillo. Al terminar el siglo XX, 106 millones de copias los acreditaron como el grupo más vendedor de la historia.

Extraído de http://www.radiodos.com/paginas/archivo/artistas/beatles.php

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: